Tendencias Psicológicas en las Dinámicas de los Equipos II parte

Los potenciales descarriladores de una persona se clasifican en tres grandes categorías:

people1 Tendencias Psicológicas en las Dinámicas de los Equipos II parte

1. Distanciarse de los Demás: Comportamientos que ayudan a los individuos a manejar sus ansiedades o las presiones a través de mantener la distancia de otras personas. Estos comportamientos, cuando están presentes en la mayoría de los miembros del equipo, influyen la capacidad del equipo para explicitar los conflictos y gestionar apropiadamente las relaciones.

2. Confrontar a los Demás: Comportamientos más ofensivos que defensivos para responder a la presión. Ayudan a los individuos a manejar las situaciones a través de la manipulación y control de otros. Estos comportamientos, cuando están presentes en la mayoría de los miembros del equipo, influyen la capacidad del equipo para resolver los conflictos de forma constructiva pues tienden a incrementarlos, en vez de resolverlos.

3. Acceder a los Demás: Comportamientos que ayudan a los individuos a manejar la ansiedad y el estrés a través de la construcción de alianzas con otros. Estos comportamientos, cuando están presentes en la mayoría de los miembros del equipo, inhiben el avance del equipo hacia soluciones creativas, que se alejen de la forma usual o segura de hacer las cosas.

Similitud Versus Diversidad

La investigación ha demostrado que los equipos más efectivos son aquellos que son capaces de generar sinergia a partir de la diversidad de características de sus miembros.

Sin embargo, el subproducto natural de la diversidad no es la sinergia, sino que es la fricción, la cual puede escalar hacia conflictos improductivos en el equipo.

Por ello, los equipos que, consistentemente, generan mejores resultados muestran una diversidad en algunos ámbitos y similitud en otros, siendo la combinación más productiva la siguiente:

1. Roles Psicológicos: Idealmente, debe haber una diversidad de roles psicológicos al interior del equipo y, ojalá, los distintos miembros del equipo puedan ocupar múltiples roles en él. Por ejemplo, tener la versatilidad para enfatizar los resultados, las relaciones, los procesos, la innovación o el pragmatismo, de acuerdo a lo que requiera la situación.

2. Potenciales Descarriladores: Idealmente, el equipo debería tener una diversidad de descarriladores y no generarse “anclas de descarrilamiento” derivadas de que una mayoría de los miembros tienda a entrar en los mismos comportamientos en situaciones de presión. Por ejemplo, que demasiados miembros tengan tendencia hacia la evasión del conflicto o que demasiados tiendan a escalar los conflictos.

3. Valores y Motivaciones: Idealmente, debe haber una similitud o compatibilidad de valores y motivaciones. Los equipos más efectivos tienen comunidad de propósito y compatibilidad de prioridades.

Por lo tanto, la generación de sinergia al interior de un equipo se maximiza cuando hay una diversidad de roles y descarriladores, al mismo tiempo que hay similitud de valores y propósito y se establecen los mecanismos para asegurar que la diversidad es tratada en forma positiva y nos aseguramos de que la similitud no nos esté llevando hacia un pensamiento colectivo común que limite la capacidad del equipo.

Tagged : ,

Leave a Reply