PERSONAS ALTAMENTE EFECTIVAS

El autor americano Stephen R. Covey a través de su publicación “ Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas” muestra cómo el modelo básico del cambio se relaciona con las actitudes, los resultados que se obtienen y los cambios de paradigma.

Independientemente de a cuantas personas supervise, siempre hay una  a quien puede cambiar: usted mismo. La mejor inversión que puede hacer es mejorarse a sí mismo desarrollando los hábitos que le harán mejor persona y mejor profesional.

Si se quiere cambiar cualquier situación hay que comportarse de forma distinta. Pero para cambiar su comportamiento debe antes cambiar sus paradigmas, es decir, su manera de interpretar el mundo.

Los 7 hábitos presentan una nueva forma para cambiar estos paradigmas, al instaurar nuevos hábitos que le permitirán escapar de la inercia y encaminarse hacia sus objetivos.

6 3 13 Personas efectivas2  PERSONAS ALTAMENTE EFECTIVAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los tres primeros hábitos tratan del autodominio, es decir, están orientados a lograr el crecimiento de la personalidad para obtener la independencia.

Los tres siguientes tratan de las relaciones con los demás – trabajo en equipo, cooperación y comunicaciones. Están orientados a conseguir la interdependencia. Finalmente, el hábito siete, se refiere a la renovación continua que le llevará a entender mejor los hábitos restantes.

Un hábito está en la intersección de tres componentes que se solapan: el Conocimiento, las Habilidades y el Deseo (o actitud). El Conocimiento le indica qué hacer y porqué. Las Habilidades le enseñan cómo hacer las cosas. El Deseo es la motivación, las ganas de hacerlo.

Hábito 1: Ser Proactivo.

  • Ser proactivo significa tomar la responsabilidad por su propia vida y ejercitar la habilidad de seleccionar su respuesta ante cualquier estímulo, comprendiendo que está detrás  de las elecciones que adoptamos cada día de nuestras vidas.
  • Descubrir cómo superar la falta de motivación y la resistencia a tomar iniciativas.
  • Cómo alcanzar nuestros objetivos, incluso cuando el entorno empresarial o personal parezca un impedimento.

Hábito 2: Comenzar por un Fin en Mente.

  • Este es el hábito del liderazgo personal, que indica la necesidad de comenzar cada día con un claro entendimiento de su dirección y destino deseados.
  • Determinar cómo ayudar al equipo a definir su visión, a crear unidad  e impedir la negatividad.
  • Descubrir cómo crear una orientación al cliente dentro del grupo de trabajo.

Hábito 3: Poner primero lo primero.

  • Comprender cómo vivir la vida deliberadamente utilizando el tiempo de tal manera que las cosas más importantes primen sobre las urgentes.
  • Descubrir cómo  minimizar el tener que trabajar en modo de crisis.
  • Tomar conciencia de cómo alcanzar un equilibrio entre la actividad profesional y la familiar.
  • Conseguir herramientas de fijación de objetivos y autodisciplina.
  • Gestionar el tiempo y el estrés por medio de una planificación eficaz.

Hábito 4: Pensar Ganar – Ganar.

  • Pensar en el beneficio mutuo y en la cooperación, antes que en la competencia e independencia.
  • Determinar cómo crear un entorno de confianza e imparcialidad durante la solución de problemas y la negociación.
  • Identificar cómo establecer acuerdos y procesos que permitan que los miembros del equipo reciban feedback sobre su rendimiento.

Hábito 5: Buscar primero entender, luego ser entendido.

  • Aprender a escuchar, de tal manera que los demás sientan que los entendemos, bajen sus defensas y puedan solucionar los problemas con eficacia.
  • Descubrir que dedicando tiempo a entender plenamente a los demás, a su vez ellos nos entenderán mejor a nosotros.
  • Aprender a hacerse entender  y obtener los resultados que deseamos a la hora de negociar acuerdos.
  • Comprender cómo se forman las percepciones y cómo influyen en nuestro modo de pensar y de tomar decisiones.
  • Aprender a crear relaciones sólidas basadas en la confianza  por medio de habilidades  de comunicaciones eficaces.

Hábito 6: Sinergizar.

  • Adquirir conciencia de los beneficios que reporta el trabajo eficaz en equipo por medio del respeto mutuo y valorando la diferencia en los demás.
  • Determinar cómo resolver los conflictos tratando de buscar alternativas aun no descubiertas, pero que no comprometan los puntos de vista de nadie.

Hábito 7: Afilar la Sierra.

  • Comprender la importancia de la mejora continua y la renovación en todas las áreas de la vida y el trabajo.
  • Aprender a identificar actividades que aumenten nuestra capacidad y la de nuestros equipos para producir resultados de calidad.

Es el hábito de la auto – renovación, el mantenimiento básico necesario para mantener los hábitos restantes funcionando adecuadamente.

Tagged : ,

Leave a Reply