OTRO LIDERAZGO

El liderazgo femenino constituye una corriente que se va abriendo paso en nuestra sociedad y va generando progresivamente un valor competitivo en el tejido empresarial.

Existen directivas europeas que marcan normas específicas para incorporar a la mujer en órganos de dirección y que irán implantándose gradualmente en todos los países de la Unión Europea. Todavía hoy, la presencia de la mujer en ámbitos de dirección es menor cuanto la dimensión de la empresa es mayor, además, se mantiene una discriminación salarial pues los ingresos son aproximadamente un 25% inferiores por la misma actividad laboral.

27 2 2013 Liderazgo Femenino OTRO LIDERAZGO

Es en la pequeña y mediana empresa donde la mujer tiene una mayor presencia en niveles de dirección. Es muy común que sean quienes han montado su misma empresa y manifiestan una gran capacidad de liderazgo, organización y gestión. Son menos los casos de mujeres que han estado trabajando en grandes corporaciones y al cabo del tiempo deciden montar su propia empresa.

Los puestos más habituales en la gran empresa suelen ser en áreas de RRHH, Relaciones Institucionales, Comunicación, Investigación, etc. Hasta ahora los puestos de responsabilidad tenían menor impacto en la Cuenta de Resultados, pero esto es algo que  está cambiando.

Se dan una serie de rasgos comunes en las mujeres que son líderes en su actividad profesional:

  •  Compromiso. La mujer manifiesta un mayor interés y hace que se involucre más en su trabajo.
  •  Profesionalidad. Cuando una mujer ocupa un puesto de responsabilidad es porque está bien preparada para el mismo y  además actúa con seriedad y rigor.
  • Entusiasmo. Siente la necesidad de hacer cosas nuevas e impulsa nuevos proyectos que sabe trasladar a sus colaboradores.
  • Adaptabilidad. Es una característica muy común que le  hace ganar en eficacia.
  • Sacrificio. Por una serie de circunstancias históricas y roles sociales hasta el momento, la mujer  ofrece  un mayor grado de esfuerzo para llevar a cabo las tareas que en ocasiones pueden ser muy exigentes.
  • Participación. En general enfoca la vida de una manera más inclusiva y crea ambientes que invitan a participar.
  • Empatía. Sabe crear un sentimiento de confianza en los interlocutores de forma que facilita la colaboración.
  • Resistencia mental. Es la capacidad para adaptarse a situaciones difíciles y estresantes.

Como resumen podemos decir que la mujer en el ámbito empresarial está dejando atrás los estereotipos que la hacían estar en un segundo plano y está ocupando las posiciones que por su talento la corresponden.

Tagged : ,

Leave a Reply