MENTORING

En el mundo globalizado actual, cada vez más los términos anglosajones se van adueñando de nuestro vocabulario y van tomando posiciones relevantes en el quehacer de cada día. Uno de estos términos de moda en los últimos tiempos es el mentoring.

Esta palabra tiene su origen en la mitología griega. Méntor era un amigo de Ulises que se encargó de preparar al hijo de éste, Telémaco, cuando Ulises partió para Troya.

El mentoring constituye un proceso de aprendizaje por el que una persona asume la responsabilidad de su desarrollo personal o profesional. En el proceso se crea una relación en la cual el mentor dedica su tiempo, su conocimiento y su experiencia para que el mentorizado tenga nuevas alternativas, enriquezca su conocimiento y pueda potenciar su actividad profesional o personal.

22 2 13 Mentoring1 MENTORING

En este proceso el mentor no ejecuta, simplemente orienta y alienta para que el profesional se desarrolle a sí mismo mediante las progresivas actuaciones que vaya llevando a cabo.

En este mundo competitivo que compartimos cada vez se hace más necesario el desarrollo de profesionales que sean capaces de liderar equipos que añadan valor a su actuación profesional. El mentoring se concentra en los logros del individuo, que incluye su desarrollo personal, para ayudarle a convertirse  en un líder efectivo  para la empresa en que presta sus servicios. 

Una  característica relevante es que la relación es personalizada entre el mentor y el mentorizado, el cual dirige el proceso de aprendizaje y va definiendo la evolución de sus necesidades en función de las circunstancias que se vayan presentando y las soluciones que vaya articulando.

En todo este proceso el mentor escucha para tratar de entender los problemas que se van presentando y mediante su experiencia estimula el  aprendizaje del profesional, para que éste descubra por sí mismo la mejora en la percepción de los diferentes asuntos, así como la creación de alternativas de solución y la toma de decisiones para su resolución.

Existen diferentes fases  en el proceso de mentoring:

  • Comunicación y marketing interno. En esta fase se implica a todos los niveles directivos a quién va dirigido y cómo puede participarse en el programa, de manera que resulte atractivo la participación de los futuros mentores y mentorizados al contar con el apoyo de los directores. Es importante aclarar la voluntariedad del proceso para todos los participantes.
  • La hoja de ruta del proyecto. En esta fase se incluye la guía del mentor, el número y la frecuencia de las sesiones, así como los protocolos de funcionamiento a lo largo del programa.
  • Identificación y asignación entre mentores y mentorizados. La mayor responsabilidad del programa recae sobre el mentor por lo que será de capital importancia el perfil del mismo en base a los roles que deba desempeñar, es decir, las habilidades y competencias necesarias para el buen desarrollo del programa. Lo mismo debe hacerse para el mentorizado.
  • Formación y entrenamiento. Es importante para que los mentores puedan desarrollar de manera adecuada los roles esperados. También es importante para los mentorizados que a su vez tengan también una sesión de entrenamiento para que puedan entender el proceso y lo que pueden sacar de él y los comportamientos esperados, sobre todo de proactividad y aprovechamiento del programa.
  • Seguimiento del proceso. Es una fase fundamental cuando el proceso se instala por primera vez para asegurar el éxito del mismo. Hay que tener en cuenta que el mentoring es una herramienta muy  eficaz de desarrollo pero que mal ejecutada puede quedar invalidada para futuras aplicaciones. Por esta razón es importante realizar acciones de seguimiento y evaluación a lo largo del proceso, que permitan detectar problemas e  implantar las medidas correctoras a tiempo.
  • Evaluación del programa. A este fin habrá que definir previamente los indicadores de  éxito para luego valorar los resultados tanto por parte de los mentores como de los mentorizados como de otros actores organizacionales, de los distintos elementos que han integrado y participado en el proyecto.

En definitiva, un buen programa de mentoring resulta de gran ayuda para desarrollar el talento en la organización y permite además que los directivos  que ejercen como mentores puedan desplegar y mejorar sus capacidades de desarrollo como líderes de sus equipos y de las personas que los integran.

Tagged : , ,

Leave a Reply