LIDERAZGO EFECTIVO Parte II

Autoanálisis.

Hemos observado los rasgos más importantes que un buen líder debe poseer. Pero no nos quedemos sólo con esto. Miremos hacia nosotros mismos, y para ello, nada mejor que el siguiente cuestionario. Busca ayudarnos a conocer qué tenemos que mejorar. No cubre, ni mucho menos, la totalidad de puntos a encarar, pero es un buen inicio. Le pido, entonces, que responda a cada pregunta de forma precisa y honesta, anotando en un papel los puntos sobre los que sienta que debe hacer algo.

-¿Cuáles son mis fortalezas y debilidades?

-¿Cómo puedo incrementar las primeras y compensar o mejorar las segundas?. Recuerdo que mi punto de apoyo e impulso son mis fortalezas.

- ¿Qué nuevos conocimientos o habilidades debería disponer para realizar mejor mi trabajo? Hago una lista y establezco prioridades.    ¿Dónde puedo adquirirlos?

- A la hora de tomar decisiones, ¿estoy seguro de lo decidido y sigo adelante, o dudo permanentemente sobre si tomé el camino correcto?.  ¿Transfiero esta inseguridad a los que me rodean?.  ¿Creo con ello, desconfianza e inseguridad en los demás?. ¿Cuán seguro estoy de mí mismo y de mi capacidad para conseguir lo que pretendo?. ¿Me falta confianza? .

- ¿Busco siempre estar absolutamente seguro de todo antes de dar un paso adelante?

- ¿Temo enfrentar cualquier riesgo?

- ¿Pienso que posiblemente fracasaré al hacer algo, antes de intentarlo?. ¿Qué tan a gusto estoy en mi trabajo?.  ¿Qué me disgusta?.  ¿Cómo podría mejorar lo que me desagrada?

-¿Cuán buena es mi relación con mis colegas y subordinados?.  ¿Qué cosas atentan contra ella (preconceptos, viejas disputas, etc.) que deba olvidar o modificar?

- ¿Realizo acciones concretas para incrementar y mejorar la relación, o simplemente actúo reactivamente (cuando me saludan, saludo…)?
-¿Conozco las cualidades y aptitudes especiales de mis colaboradores?. De hecho, ¿les conozco, o son simplemente un número en mi lista de personal?

¿Sabría echar mano del know-how de mi empresa para emprender proyectos diferentes?

-¿Qué tan innovadora y flexible es mi manera de ser y pensar?

- Analizo mis preferencias y actos cotidianos. ¿Se contradice lo que hago con lo que desearía hacer?. ¿Por qué?

- Cuando hay que trabajar bajo presión, ¿cómo me comporto? ¿Pierdo el control y reacciono mal?. ¿Acepto la presión y la canalizo positivamente?

- ¿Controlo mis impulsos, evitando estallar por cualquier motivo?

- ¿Poseo un carácter estable, o soy un manojo de nervios?

- ¿Cómo me comporto cuando debo trabajar en equipo?

- ¿Colaboro activamente, compartiendo y respetando las ideas de los demás, o intento siempre imponerme, y que mi posición sea la elegida?

- Cuando cometo un error, ¿asumo mi responsabilidad sin intentar justificarme ni ocultar la falta, ni mucho menos culpar al resto? ¿O prefiero descargar la ira sobre mis colaboradores?

- ¿Mi forma de ver la empresa es siempre positiva, dinámica y emprendedora, o en realidad sólo me limito a cumplir mi horario y las funciones encomendadas?

¿Intento todos los días construir mi proyecto de crecimiento personal y profesional buscando llegar a objetivos previamente definidos, o simplemente espero lo que me puedan dar los años?

¿Miro directamente hacia el mercado? ¿Mantengo un diálogo fluido con clientes, distribuidores y proveedores? ¿Constituye una premisa importante y fundamental el dejar, al menos una vez a la semana, mi cómoda oficina y salir a la calle para conocer de primera mano lo que sucede? ¿Visito las sucursales, hablo con el personal, observo a los clientes cuando eligen, compran, se quejan o reclaman? ¿Luego vuelvo a la oficina y busco colaborar en la solución de los errores que existen, o simplemente dejo que se encargue el personal de la zona?

– ¿Confío en mis colaboradores, o siempre estoy a la defensiva, evitando delegar la toma de ciertas decisiones? ¿Apoyo los controles que ellos realizan, o necesito caer de sorpresa y controlar las cosas yo mismo, verificando hasta el mínimo detalle?

– ¿Poseo el valor y la entereza para afrontar la conducción de mi empresa en momentos difíciles, en medio de una crisis o en tiempos de recesión?

Tagged : ,

Leave a Reply